Cómo funciona una Desaladora: El Proceso que Transforma el Agua de Mar en Agua Potable

¿Cómo funciona una desaladora?

La desalación es el proceso de eliminación de las sales del agua de mar o salobre para producir agua potable. En el mundo existen alrededor de 16,000 plantas desalinizadoras en 177 países. En España, por ejemplo, hay más de 900 desalinizadoras en servicio, capaces de producir 4,500 millones de litros de agua desalada al día. Este país es el primero de Europa y el cuarto en el mundo en capacidad instalada de desalación.

La ósmosis inversa: el proceso más utilizado

Las zonas costeras mediterráneas, Baleares y Canarias son las áreas donde más se han desarrollado las desalinizadoras en España. Las grandes plantas de desalación pueden producir entre 10 y 250 millones de litros de agua al día. El proceso más utilizado en la desalación es la separación con membranas de ósmosis inversa.

La ósmosis inversa implica someter el agua de mar a un tratamiento previo y luego pasarla a través de membranas de alta presión para separar las sales. Este proceso requiere un alto consumo energético, pero las plantas más modernas están incorporando tecnologías para reducir este consumo.

Impacto ambiental y medidas de mitigación

El vertido de la salmuera generada en el proceso de desalación puede tener efectos negativos en el medio marino, por lo que se deben tomar medidas para minimizar estos impactos. Sin embargo, la desalinización por ósmosis inversa es una tecnología establecida en España y permite mantener el suministro de agua potable en áreas con escasez de recursos hídricos.

Componentes de una desaladora

Una desaladora convierte el agua salada del mar en agua apta para el consumo humano y usos industriales. También se les conoce como IDAM o IDAS. El proceso de desalación puede ser complejo y se centra en las plantas desaladoras de ósmosis inversa. Estas plantas necesitan una fuente de suministro de energía constante.

Las plantas desaladoras están compuestas por obras de toma y vertido, un edificio de procesos, depósitos de regulación y conducciones de distribución del agua desalada, y obras de suministro eléctrico. El proceso de desalación se divide en cuatro partes: captación de agua, pretratamiento, membranas de ósmosis inversa y postratamiento. Las membranas de desalación tienen una vida útil de aproximadamente 10-15 años.

Escasez de agua potable y desarrollo de desaladoras

El agua potable es cada vez más escasa, por lo que se desarrollan infraestructuras especializadas en el tratamiento del agua salada para convertirla en agua potable. Una desaladora se encarga de este proceso. El proceso por membranas filtra el agua salada utilizando elementos físicos y/o químicos. Hay 4 tipos de procesos de desalación por membranas: electrodiálisis, micro, nano y ultrafiltración, y ósmosis inversa.

Para desarrollar una planta desalinizadora se requiere organización, diseño y emplazamiento adecuado. El agua salada es transportada a la planta desaladora a través de tuberías. Luego, el agua salada pasa por un tamizado para separar cargas biológicas, contaminación y/o agregados. Se utiliza equipo especializado como membranas, máquinas, conductos e instalaciones.

El agua tratada se separa según su utilidad, y si es para consumo humano se debe remineralizar.

Beneficios y desafíos de las desaladoras

Las desaladoras son instalaciones industriales que extraen el agua salada de las aguas residuales o salobres para hacerlas potables. Se utilizan en zonas donde el agua dulce es escasa o nula. La salmuera de las desaladoras se puede utilizar como fuente de agua salada para procesos de desalinización o reutilización.

El proceso de desalinización del agua implica el uso de filtros o membranas para eliminar el exceso de sal. La cantidad de agua que puede desalinizarse depende de la capacidad de la desaladora. Sin embargo, la desalinización es costosa y requiere mucha energía, además produce un residuo altamente salino que puede ser contaminante.

Una desaladora funciona mediante el uso de una bomba y una resina especializada para retener el exceso de sal del agua. El agua salada se introduce en la desaladora a través de una tubería y se somete a filtración, desalación y filtración nuevamente para eliminar impurezas.

Proceso de desalación y fases

El diseño de cada planta desaladora de ósmosis inversa es único y depende de factores locales. Todas las plantas desaladoras necesitan una fuente confiable de suministro de energía constante. El proceso de desalación se divide en cuatro fases: captación de agua, pre-tratamiento, membranas y post-tratamiento.

En la fase de captación de agua se obtiene el agua bruta desde el mar. En la fase de pre-tratamiento se aplican procesos físicos y químicos para eliminar impurezas. En la fase de membranas se utiliza la ósmosis inversa para obtener agua desalada y salmuera. La salmuera se envía nuevamente al mar y se aprovecha la energía residual.

El agua desalada pasa por una segunda etapa de ósmosis inversa si es necesario y luego se realiza el post-tratamiento. En el post-tratamiento, el agua desalada se trata según su uso final y puede ser remineralizada si es necesario. Finalmente, el agua desalada se conduce a la red de abastecimiento.

El proceso de desalación, principalmente mediante ósmosis inversa, permite convertir el agua salada en agua apta para el consumo humano y usos industriales. Aunque presenta desafíos como el alto consumo energético y el impacto ambiental de la salmuera, las desaladoras son una solución importante para hacer frente a la escasez de agua potable.

Índice
  1. ¿Cómo funciona una desaladora?
    1. La ósmosis inversa: el proceso más utilizado
    2. Impacto ambiental y medidas de mitigación
    3. Componentes de una desaladora
    4. Escasez de agua potable y desarrollo de desaladoras
    5. Beneficios y desafíos de las desaladoras
    6. Proceso de desalación y fases

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir